Descubre el lugar que ocupan Hürrem y Kosem entre las sultanas más poderosas de la historia. Parte 4/4.

Ya hemos dado un largo recorrido por la historia de las sultanas más poderosas del imperio otomano y solo nos sobran dos puestos. El puesto número dos lo ocupa una mujer muy astuta y poderosa, la sultana Thuran Hatice, la cual llevaba como primer nombre Nadia, una de las favoritas del sultán Ibrahim, hijo de la sultana Kosem. No hay evidencias reales ni relatos que aseguren que Thuran fue el gran amor de Ibrahim, más bien se afirma que la apodaban como la cuarta favorita.

El poder que logró la sultana Thuran Hatice fue muy grande, y fue también la que le puso final a lo que en el imperio otomano fue conocido como el sultanato de las mujeres. Ella fue la madre del sultán Mehmed IV, ya que cuando su hijo ascendió al trono ella era muy joven y no tenía experiencia para ejercer el papel de valide sultán en el palacio. Sim embargo Thuran era muy inteligente y por esta razón Kosem trató de eliminarla y sustituirla por una sultana más débil. En 1651 Thuran logra matar a la sultana Kosem, liberando a su hijo de una muerte segura.

Después de esto, Thuran se convirtió en regente de su hijo hasta 1656, Thuran acompañaba a su hijo en todas las reuniones políticas a pesar que su regencia ya no era válida, por eso su hijo la nombró cogobernadora del estado, convirtiéndola en la única mujer en la historia otomana en gobernar al lado de su hijo.

Y el puesto número uno lo obtuvo la gran valide regente sultana Kosem, ella llegó al palacio de la corana a la edad de 14 años convirtiéndose de inmediato en la favorita del sultán Ahmed, para ese entonces de su misma edad, Kosem pudo deshacerse de sus rivales en el palacio Mahfiruz y Safiye. Durante la vida de su esposo, el sultán Ahmed, tuvo una gran influencia en la política del estado ya que el sultán Ahmed nunca dudó en consultarle una decisión del estado a ella.

Pero el verdadero poder de Kosem comenzó cuando el sultán Ahmed muere y ella logra el derrocamiento de los sultanes Osman y Mustafá. En la ascensión del sultán Murad IV, Kosem actuó como regente del imperio durante 11 años. Actuaba en cada escenario que le correspondía a un sultán y tomaba las decisiones correspondientes, y aun cuando su regencia terminó, ella seguía gobernando el país a pesar de las decisiones de su hijo. Al final del sultanato de Murad, el sultán Ibrahim ocupó su lugar y Kosem logró actuar como regente durante otros 8 años en el imperio, hasta que Ibrahim fue quitado del trono y lo obtuvo el sultán Mehmed IV, y fue su regente hasta que la madre del sultán, Thuran Hatice, la asesinó para guardar la vida de su hijo.

4




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *