El terrible asesinato de la sultana Kosem. IMPACTANTE. Parte 2/4.

Como lo hemos leído anteriormente, la sultana Kosem fue una mujer astuta que a costa de cualquier sacrificio quería permanecer en el poder para mantener en pie el gran y glorioso imperio otomano. Ya después de varios intentos fallidos por matar a su nieto Mehmet, pensó que tenía entre sus manos un plan infalible en el cual no habría errores porque todo estaba calculado y porque la fidelidad de sus seguidores la protegería.

El plan para ese la fatídica noche del 3 de septiembre, era que un grupo de jenízaros entraran a los aposentos del Sultán Mehmet y le quitaran la vida, al igual que a su madre Hatice Thuran, mientras que otro grupo sería el responsable de sacarla a ella a salvo del palacio para que todo pareciese simplemente una rebelión.

Desafortunadamente, lo que la sultana Kosem no sabía era que la sultana Thuran ya había tomado precauciones. Después de haber salvado a su hijo la primera vez, la sultana Thuran no estaba dispuesta a correr el riesgo una segunda vez de perder a su hijo, por lo que siempre se mantuvo despierta ante un posible nuevo ataque, pues ella conocía muy bien a la sultana Kosem y sabía que tarde o temprano iba a intentar nuevamente su plan.

Mientras la sultana Kosem esperaba la llegada de los jenízaros al palacio y les ordenaba a los guardias que dejaran las puertas abiertas, la sultana Thuran tenía de su lado unos pocos fieles del harem, incluyendo al eunuco Suleimán que nunca dejó a la sultana ni al sultán solos. Mientras Suleimán hacía el último recorrido por el palacio, se dio cuenta de que algo malo estaba pasando ya que los guardias de la puerta del palacio no estaban en sus puestos y estas estaban abiertas. De inmediato el eunuco ordenó que cerraran las puertas del palacio y de inmediato fue corriendo a donde la sultana Thuran a contarle lo que estaba sucediendo. Continuará…

4477




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *