El borracho de Selim II y el comienzo de la destrucción del imperio otomano.

Todos logramos ver en la increíble teleserie una parte de la verdad de Selim, el hijo de Suleimán y Hürrem, quien ascendió al trono por las muertes de sus hermanos y valiéndose de técnicas bajas para conseguir tal puesto y quedar bien ante los ojos de Suleimán. Pero lo que vimos en la teleserie es nada en comparación a quien fue Selim en realidad.

Selim nació en mayo de 1524, es conocido como Selim el borracho, fue el sultán del imperio otomano desde 1566 hasta 1574. Selim era unos de los candidatos menos probable al trono hasta que su hermano Mehmet murió de viruela, el príncipe Mustafá fue ejecutado por orden del sultán y su hermano Bayaceto fue asesinado también por orden de Suleimán.

Los historiadores registran que Selim fue el primer sultán en la historia del imperio otomano que no les tomó importancia a los asuntos militares para expandir el reino y ganar el poder manteniendo el respeto ante sus enemigos. EL gran visir de Selim, Socolo Mehmet controlaba una gran parte de los asuntos estatales, y dos años después de la ascensión de Selim al trono logró numerosos tratados con el emperador romano y otros reyes los cuales aseguraban la “paz” para el imperio, lo que no es cierto porque le restó poder, dominio y expansión en los demás continentes.

En el reinado de Selim, Marian Sultán comenzó a actuar como Valide Sultán, que la sultana Hürrem ya había muerto para cuando su hijo inició su sultanato. Marian comenzó este puesto siendo la primera y la única mujer de sangre otomana que lo ocupase. Selim era amado por el pueblo por su carácter sensible (débil) y su generosidad. Además, fue conocido por devolverle a Mahidevran el estatus de vida y las riquezas que Suleimán le había quitado. Aunado a esto, construyó la tumba del príncipe Mustafá.

La primer y única esposa de Selim, Nurbanü, fue la madre del Sultán Murad III y tres de sus hijas. Selim estaba tan deslumbrado por su amor hacia a Nurbanü que la dote entregada a ella superó por mucho la dote que el sultán Suleimán le había otorgado a la sultana Hürrem, lo que demuestras que el sultán Selim no tenía conciencia de la administración ni gerencia del estado, lo que llevó al imperio otomano al comienzo de su destrucción.

1




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *