Kosem y Ahmed, un amor de novela. Impresionante. Parte 1/2.

No siempre los amores imperiales han sido por interés, aunque en el caso de los amores en el imperio otomano siempre comienzan con la meta de ser la favorita del sultán y cautivar su corazón, en ocasiones el plan se sale de las manos de las criadas, como lo fue en el caso de la sultana Hürrem y hasta de la sultana Kosem, que han vivido historias de amor con sus sultanes que las llevaron a la grandeza y a quedar plasmadas en la historia como las mujeres más poderosas en un imperio de hombres.

El amor de a sultana Kosem con el sultán Ahmed fue un amor que se opuso a las leyes, a los preceptos y hasta las peticiones de personas importantes para el sultán. Pero todo comenzó cuando antes de llegar al palacio del Constantinopla, Anastasia (Kosem) era una niña normal, como antes se ha escrito de esto, era hija de un sacerdote de la isla de Tinos sin más aspiraciones que pasar su vida en ese lugar.

Cuando Anastasia cumplió 14 años, cayó en las garras de BeylerBeyi quien fue el responsable de hacerla llegar como regalo al palacio de Topkapi para el nuevo sultán que se estaría levantando (Ahmed). La belleza de Anastasia era tan grande que, con su llegada al palacio del sultán, la sultana Handan, madre del sultán Ahmed Khan, decide escogerla como regalo y favorita para él en la noche de su ascensión.

Mientras que el Sultán Ahmed se estaba preparando para su ceremonia de ascensión, Handan había ordenado preparar a Anastasia para él. Sin embargo, el destino quiso otra cosa, ya que, caminando por los pasillos del palacio, Ahmed y Anastasia se encontraron en el camino de oro, y desde ese momento Ahmed quedó enamorado de Anastasia. Continuará…

1 24




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *