Kosem, la salvadora del imperio otomano. Descubre cómo lo hizo. Parte 1/2

La sultana Kosem logró ser una mujer de mucha influencia y logró alcanzar el puesto que ninguna mujer antes ni después de ella logró alcanzar en el imperio otomano. Kosem, aunque solo actuó como regente por la corta edad de su hijo logró ejercer el control que un sultán asumía durante su periodo. Sin embargo, todos hablan del poder de Kosem, pero no de los sacrificios que esta tuvo que hacer para proteger a sus hijos y al imperio otomano.

Kosem es conocida por haber salvado a la dinastía otomana cuando se puso en contra de la ejecución de su hijo Ibrahim. Muchos historiadores registran que la sultana Kosem estaba al lado de su hijo Murad cuando murió, pero muchos relatan que, para ese entonces sultán, Murad le dijo a su madre: “Tenías que dejarme matarlo, prefiero ver el fin de este imperio que dejarlo entre las manos de ese loco.”

Pero Kosem como la mujer astuta que era, durante el reinado de su hijo Ibrahim recuperó todo su poder y su regencia. Es importante destacar, que, aunque Ibrahim padecía de problemas mentales, lujuria y alcohol, era consciente de los problemas del estado, pero después, influenciado por una de sus favoritas, Hatice, Ibrahim decidió ponerle fin a la regencia de su madre, Kosem y desterrarla al viejo palacio.

La sultana Kosem no iba a dejar que la destrucción tocara a las puertas del imperio, y por esta razón ella organizó una revuelta contra su hijo Ibrahim, la cual ganó y dejó como resultado el derrocamiento y puesta en el trono de su nieto Mehmet IV. Luego de eso, Kosem encerró a Ibrahim en su habitación sin posibilidades de salir de él.

222




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *