Rahab le pide a Tibar que libere a Nobah ¿Lo hará?

Una noche más en la que Rahab tiene que ocultar su odio y desprecio por Tibar y fingir que está muy enamorada de este hombre malvado. Tibar insiste que él y Rahab son el mejor romance de todo Jericó y Rahab tiene que contestar que él está en lo cierto; por un momento Rahab lo piensa, y parece que ha llegado el momento de pedir la ayuda que necesita de Tibar.

Rahab se acerca seductora, mientras masajea los pies de Tibar, diciendo que está muy feliz de estar con él y de pronto suelta la verdad, Rahab dice que ella estaría mucho más feliz si no fuera porque su hermano va a ser sacrificado. Tibar apenado admite que aunque él pudiese hacer algo sería a la final imposible, ya que Nobah fue visto por el rey Marek, por la reina Kalesi y por el sacerdote Merodaque; además, fue dedicado a los dioses y ellos lo aceptaron. Aunque Rahab continúa insistiendo, buscando alguna alternativa, Tibar dice que no puede hacer nada por ella, ya que si sustituye al niño por otro, los dioses podrían desatar su ira. Parece que los intentos de Rahab por traer de vuelta a su hermano a salvo son inútiles, solo le queda confiar que el Dios de los hebreos hará algo inusual que la ayude en este problema, véalo pronto en la tierra prometida.

1




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *