Rahab y Salmon salvan a Melquias ¿Cómo lo lograron? ¿Qué pasará con ellos si los descubren?

Los soldados cananeos se han dado cuenta muy tarde que han caído en la trampa que Salmón y Rahab les tendieron, mientras siguen distraídos con el muñeco que iba sobre el caballo, Salmón y Rahab logran sacar a Melquias de la jaula donde estaba y lo llevan casi que a rastras por la ciudad.

Casi de inmediato, Tibar llega al lugar y se ve sumamente furioso por lo sucedido, no puede creer que los vigilantes de Melquias hayan sido engañados por un muñeco; Tibar continúa discutiendo con ellos por su incompetencia al no poder mantener al prisionero en la jaula, además de prometerles que cuando el rey Marek pida que los castiguen, él mismo se encargará de echar sobre ellos aceite hirviendo.

Con mucho cuidado que nadie los oiga, llevan a Melquias a la taberna donde estaba hospedado Salmón, y allí Rahab le da los cuidados que necesita para que se recupere, mientras tanto Salmón mira como siempre a Rahab con la misma admiración. ¿Qué pasará ahora que todos saben que los dos espías hebreos están en Jericó y además como harán para esconderse más tiempo sin ser descubiertos? También estoy ansioso por saberlo, pronto en la tierra prometida.

1




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *