Continúa la tortura de Nobah ¿Qué pasará con su vida?

Nobah está en el templo de los dioses de Jericó, después de tanto tiempo ahí se ha quedado dormido a los pies de las estatuas. Al lugar entra Kalesi y Merodaque. Meredaque afirma que Kalesi tenía razón al decir que llevar a Nobah al templo aplacaría a los dioses porque así estarían calmados al saber que su presa está segura.

Kalesi parece no prestarle mucha atención a los comentarios de Merodaque; ella no hace más que contemplar como duerme Nobah, al mismo tiempo que disfruta sabiendo que su vida se extinguirá a mano de los dioses.  Kalesi le pregunta a Merodaque por cuánto tiempo debería permanecer Nobah en el templo, Merodaque le responde que una noche es suficiente. Al escuchar esto Nobah se despierta y grita que no, que lo lleven a la mazmorra; pero Merodaque le ordena que se calle. Kalesi los interrumpe y se muestra comprensiva con Nobah, le pide que se acerque. Rogando y temeroso Nobah se acerca a Kalesi y le dice que ya aprendió la lección, medirá sus palabras. Kalesi parece aceptar las disculpas de Nobah, pero rompe el silencio y le dice de manera insensible a Nobah que lo siente mucho pero él se queda en el templo, empujándolo al suelo. La agonía de Nobah se extiende ¿Qué pasará con su vida?

1




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *