Zaqueo ha fracasado en su misión y ha vuelto con malas noticias

Zaqueo está tirado cerca del campamento de los hebreos y abre ligeramente los ojos, pero parece que está mareado aún, Otniel aparece de pronto por ahí y ve a Zaqueo tratando de levantarse. Luego de esto, Otniel lleva a Zaqueo a la tienda de Darda para que sus heridas sean tratadas, Chaia preocupada le da ánimos a Zaqueo para que se recupere pronto, Darda lo revisa y afirma que su herida es profunda pero que va a estar bien.

Mientras tanto, Zaqueo comienza a contar que casi muere en manos de los soldados cananeos, y si no hubiese sido por el soldado enmascarado él no estaría vivo. Jasam pregunta a Zaqueo si después de la lucha se vino al campamento, pero Zaqueo responde que él se desmayó en el desierto y después de eso no recuerda nada, Otniel asume que el soldado enmascarado debió traerlo al campamento.

Tobías dice que el soldado enmascarado es extraño, ya que alguien que se oculta es que debe tener algo errado escondido, pero Otniel no está de acuerdo, dice que el soldado enmascarado ha demostrado estar del lado de Israel y de Dios, pero ahora lo más importante era saber si Zaqueo cumplió con su misión. Zaqueo contesta que él logró ver a Salmon y a Melquias en la entrada de Jericó, pero no se pudo acercar más, ya que los soldados cananeos lo vieron y empezaron a perseguirlo. Otniel corre a avisarle a Josué de la noticia, pero ahora el destino de Salmón y Melquias es incierto y está totalmente en  las manos de Dios.

1




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *