Tibar pide algo a Acán a cambio de la vida de Melquias ¿Qué será?

Acán luego de un largo camino ha llegado a las puertas de Jericó, y antes que los soldados cananeos pudiesen hacer algo, saca el anillo que le había dado Tibar en la cueva aquella vez. El soldado entra a la ciudad y va donde está el comandante Tibar y luego de darle la información, Tibar le dice al soldado que lo deje esperando más tiempo.

Luego de muchas horas Acán continúa esperando, ya se ha hecho muy de noche y por fin ante la larga espera, Tibar sale de las puertas de la ciudad y le pregunta a Acán lo que desea y si tiene alguna información nueva para él. Acán como el propio ingenuo, responde a Tibar que necesita un favor personal; le dice que él le brindó información acerca de los dos espías que irían a Jericó, pero sucedió un inconveniente y descubrió que uno de ellos es su hijo.

Tibar suelta una risa burlona y comenta que debe estar jugando por haber entregado a su propio hijo. Acán continúa diciendo que el asunto principal es que él fue hasta Jericó a pedir por la vida de su hijo, pero Tibar no está de acuerdo, que solo liberará a su hijo si hace un trueque con él. Acán solo puede ofrecerle que le dará toda la información de los movimientos de Josué sin cobrar nada, pero Tibar le dice que a menos que no capture otro hebreo no dejará libre a Melquias. Pobre Acán su traición le ha salido más cara de lo que pensaba.

1




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *