Salmon les saca información a los soldados cananeos que vigilan a Melquias ¿Qué le dijeron?

Melquias ha sido colocado en la plaza central para que muera de hambre en presencia de todo el pueblo de Jericó, durante el día, todos los habitantes de Jericó le han lanzado piedras y vegetales podridos a la celda donde lo colocaron. Salmón ha buscado la manera de ayudarlo, pero se ha hecho imposible, esta vez,Salmón se acerca a la celda igual que un típico ciudadano cananeo a tirarle comida podrida al prisionero hebreo, finge estar ebrio mientras tira fruta dentro de la jaula.

Es allí cuando uno de los soldados que vigilaban la celda se da cuenta que le está tirando fruta en buen estado y lo detienen, pero ya por ahora Salmón ha logrado darle algo de comida a Melquias. Salmón hace como si no se daba cuenta de lo que hacía y comienza a compartir las frutas con los soldados, en ese momento los alaga por sus armaduras, y por lo bueno que sería ser un soldado de Jericó.

En ese momento, uno de los soldados da una información muy importante, dice que las murallas son las que protegen a la ciudad, así que no necesitan de tantos hombres, Salmón con astucia finge interés y pregunta acerca de las murallas y sus características. Que interesante, Salmón ha logrado dos cosas al mismo tiempo, ayudar un poco a Melquias y conseguir información, pero con esa guardia que vigila la celda no se le hará fácil rescatar a Melquias.

1




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *