Salmón salva a Rahab de unos bandidos ¿Será prudente de su parte haber hecho esto?

Todos en el pueblo se han enterado que han atrapado a un hebreo, Rahab y Liora están afuera del bar, pero Rahab decide ir a averiguar lo que sucedió. Al escuchar esto, Salmon la sigue, posiblemente, con la intención de llegar al lugar donde tienen a Melquias; Rahab entra por un pasillo y al final no se imaginaba encontrarse con un grupo de hombres que no tenían buenas intenciones con ella. Rahab asustada, grita que la dejen ir, mientras todos la toman de los brazos, en un momento Rahab ve a Salmón y se lanza en sus brazos, actúa diciendo que Salmon es su novio y que esos hombres se estaban metiendo con ella, estaba agradecida que haya llegado; pero en voz  baja, Rahab le pide a Salmón que la ayude, que ya estaba desesperada.

Salmón inmediatamente comienza a actuar y dice a Rahab que esté tranquila, que él ya está en ese lugar, y ordena a los hombres que la dejen en paz. El grupo de bandidos no se quedan de brazos cruzados y planean atacar a Salmon también, pero en ese momento un guardia de Jericó llega y los ayuda. Salmón aprovechando, le pide a Rahab que lo ayude a conseguir un lugar donde poder alquilar un cuarto y Rahab gustosa lo ayuda.

Lo que no esperaban era que aquellos hombres volvieran a encontrarlos en el camino, esta vez vienen con palos y mientras los tienen arrinconados Salmón se dispone a luchar con ellos, se quita la túnica y logra vencer a los tres sin mucho esfuerzo; Rahab sorprendida no puede creerlo y comienza a tener dudas de la clase de hombre que Salmón dice ser.

ART 9




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *