Acán es un traidor de Israel ¡Exclusivo!

Acán se había visto muy animado a prestar ayuda en la búsqueda de Eloi, algo que es muy extraño para Acán luego de la conducta que había tenido últimamente cuando hablaba de Josué con los líderes de Israel. Si ya podíamos catalogar a Acán como un egoísta, traicionero e hipócrita, en esta ocasión particular ha rebasado el vaso.

Acán va cabalgando a caballo en “busca” de Eloi y sorprendentemente logra encontrarlo, pero esto no termina allí, Acán suelta sus armas a fin de dar confianza a Tibar y sus soldados que él viene en paz. Justo en el momento cuando ya Eloi iba a ser asesinado por no haber proporcionado información importante a Tibar, Acán entra a la cueva donde se refugian los cananeos escoltado de dos soldados enemigos.

Tibar se acerca con actitud amenazante, diciéndole a Acán que si no hablaba con él lo dejaría mudo, Tibar le pone una navaja en el cuello y le exige que hable o perderá la vida. Acán le pregunta acerca de qué quiere que hable, pero Tibar se da cuenta que amenazar a Acán no es suficiente, que él quiere otra cosa, entonces Tibar le pregunta a Acán que quiere, y Acán contesta que quiere oro. Tibar dudoso, le dice que dependiendo de la información que dé se le dará ese oro, Acán sin titubear cuenta sobre la misión de los espías, que serán enviados a Jericó y no solo eso, sino que Acán le ofrece a Tibar que si le da buenas recompensas, será su informante de todo lo que pase dentro del campamento hebreo. Aunque esto no es una sorpresa (Ya que Acán de por si era un traidor), es preocupante la información valiosa que Acán entregó a Tibar ¡Los espías están en grave peligro!

1




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *