Mila le pide a Orías que haga algo por su hijo Noba.¿Hará algo Orías para salvar a su hijo?

Ya están anunciando en todos lados que el pueblo de Jericó debe reunirse en la plaza central para hacer el sacrificio a los dioses, y Mila la madre de Rahab, ha preparado a los niños para ir a la ceremonia. Orias, el padre de Rahab, sigue sentado arreglando unos zapatos dañados, Mila le dice que deben hacer algo por su hijo, pero Orias solo puede llamarla ignorante y asegura que es una honra que su hijo haya sido elegido para ser sacrificado a los dioses. Mila llorando le pide que tenga sentimientos, que si el no hará nada para salvar a su hijo ella sí.

Mila se lleva a los niños, dejando en casa a Orias, pero él continua hablando solo, diciendo que hay cosas que no tienen remedio, que no pueden solucionarse y una de ellas es lo que sucede con su hijo. Orias solo puede llorar, impotente por no poder hacer más nada, solo le queda esperar a que su hijo muera como los demás que son sacrificados a los dioses, seguro evitó solo para no ver como lo asesinaban, después de todo es su hijo.

1




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *