Josué está a punto de ser apedreado por las 12 tribus de Israel.¿Se salvará?

Ha sido muy grande la presión que han ejercido todos los líderes de las tribus sobre Josué, adicional a esto, Acán a espaldas de Josué no deja de sembrar dudas y división contra Josué cada vez que puede. Tanta presión ha hecho que Josué cambie mucho, y este muy lejos de ser el mismo hombre que todos conocían, se ha vuelto más autoritario y firme que antes, y prácticamente obliga a todos a someterse a su liderazgo.

Es claro que luego de todo lo que hizo Moisés con ayuda de Dios, Josué dude de lo que puede lograr, el reto de cruzar el río Jordán es su mayor temor, y el hecho de tener que demostrar a todos que Dios está con él, lo pone nervioso. Josué comienza a tener una pesadilla donde todos los líderes están frente al río Jordán pero no sucede nada. Caleb y Eliazar se van decepcionados mientras todos lo llaman mentiroso y pretenden apedrearlo.

Josué despierta luego de este sueño, sudando y agitado preguntándose qué pasaría si eso sucede y no logra abrir las aguas como Moisés abrió el mar rojo, es claro que Josué no está bien, el liderazgo lo está volviendo loco y ahora está dudando de lo que Dios puede hacer.

1




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *