Los líderes de las tribus de Israel están preocupados por la seguridad del pueblo

Los líderes de todas las tribus están reunidos con Josué, preocupados por los sucesos de los últimos días. Haniel comienza a decir que las acciones de los cananeos no tienen límites y que todos están vulnerables, deben hacer algo ya que puede suceder otro ataque. Todos comienzan a discutir y Josué los calla, diciendo que estarán preparados para enfrentarlos y vencerlos.

Caleb dice que lo que deben hacer es sacarlos de su casa, es decir, la tierra prometida por Dios al otro lado del río Jordán, Josué continúa diciendo que la promesa de Dios es que Israel conquistaría la tierra que se le dio como herencia, Josué termina diciendo que la guerra debe comenzar de una vez. Josué afirma que lo que sucedió fue muy grave, pero que su preocupación no debería ser defender al campamento sino ir adelante a conquistar la tierra prometida.

Todos comienzan a discutir de nuevo y preguntan a Josué que quien les asegura que cruzarán el río Jordán y además conquistarán una tierra llena de enemigos peligrosos, a esto Josué responde disgustado y con autoridad, que si no les gusta el liderazgo que Dios escogió para Israel, entonces deben decirlo, y el que se niegue a obedecer será considerado traidor y desertor de Israel. Todos quedan en silencio sin nada que decir ¿Acaso lo líderes de las tribus no terminarán de aceptar las ordenes de Josué? Más adelante lo sabremos, no te pierdas ni un solo capítulo.

art 12




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *