La verdadera historia: Las aguas se convierten en sangre

En la antigüedad, según registros bíblicos los hermanos hebreos Moisés y Aarón se acercaron al faraón de turno, y le entregaron una demanda encomendada por Dios, allí se le exigía la libertad de los esclavos israelitas y que estos pudieran salir de Egipto sin problemas. El faraón se negó a cumplirla ordenanza de Dios y de esta manera condenó a los egipcios a diez plagas que significaron la caída de su imperio y la muerte de muchos inocentes durante años.

Las aguas se convierten en sangre: Primera Plaga

Dios le habló a Moisés y le dijo que levantara su báculo sobre el río Nilo, para demostrar su poder, como consecuencia de esto, el agua se convirtió en sangre y murieron todos los peces que allí habitaban, además inundó Egipto con un olor pestilente que duró siete días, esto los dejó sin alimento y sin agua.

Los brujos del faraón demostraron poder hacer lo mismo, por lo que la amenaza de Dios no fue tomada en serio y el rey continuó en su negativa por liberar al pueblo hebreo. Lo que traería como consecuencia otros males consecuentes que acabarían con su poder.

1




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *